El modelo educativo dual alemán: descripción, alcances, ventajas competitivas y su aplicación en las organizaciones mexicanas (parte 7)

“Cuando la educación limita la imaginación, se llama adoctrinamiento”: Nikola Tesla


David Moisés Terán Pérez *

Excelente día estimadas(os) lectoras(es). Continuemos analizando el modelo educativo dual alemán y en esta ocasión cerraremos este interesante tema haciendo la siguiente pregunta: ¿Cómo han cambiado los requerimientos a causa de la digitalización?

Amplias áreas de nuestra vida se registran y se almacenan cada vez más en formato digital. Los datos se transforman en el recurso del futuro. Nacen nuevos campos de negocio(s), los antiguos se reforman y se vuelven más efectivos. Los ciclos de innovación se aceleran y los productos se ajustan cada vez más a los deseos individuales de los clientes; es decir, se personalizan. Este desarrollo plantea requerimientos completamente nuevos para el proceso productivo, por ejemplo: la flexibilidad y la capacidad de adaptación se vuelven mucho más relevantes.

La revolución digital en la economía modifica los campos de trabajo en muchas profesiones y también crea profesiones nuevas. A modo de ejemplo, oficios como informáticos técnicos, diseñadores de medios, mecatrónicos y electrónicos de sistemas han ganado mucha relevancia. Al contrario, otros oficios van poco a poco despareciendo del espectro. Para que la formación dual pueda seguir estableciendo el fundamento para una carrera profesional estable y sostenible, se deberán repensar y reformar las competencias transmitidas.

Elementos como el aprendizaje continuo, pensar y actuar de manera interdisciplinaria, el uso de las tecnologías de la información (TI) y las competencias en el manejo de los medios se vuelven cada vez más y más importantes, lo mismo que la adquisición de competencias en el manejo de máquinas-herramienta y de los sistemas interconectados.

En el futuro próximo, este tipo de habilidades serán necesarias prácticamente en cualquier oficio, por lo cual se deben integrar más en el proceso de formación. Para eso, se deben reformar los reglamentos de formación y los actuales currículos marco. La adaptación de la formación dual a la era digital, recién está comenzando.

Su continuación consecuente será decisiva para la capacidad del sistema de educación dual, para sobrevivir al futuro.

Como hemos podido leer a lo largo de estas siete semanas, el modelo de educación dual alemán tiene muchas ventajas que pueden aprovecharse en México para ofrecer una educación de calidad y, por ende, sea altamente productiva y rentable para las organizaciones mexicanas, así como para las extranjeras.

Obviamente que para lograr y consolidar un modelo mexicano equivalente es importante reestructurar la educación en el país; es decir, replantear el porqué y el para qué educar a las personas. Y dado que etimológicamente educar significa sacar lo mejor de cada persona, entonces el nuevo modelo educativo mexicano implicará no atiborrar de contenidos sin sentido a los estudiantes, sino establecer un modelo educativo de investigación-acción que realmente haga que los estudiantes de los tres niveles (básico, medio superior y superior) desarrollen ventajas competitivas importantes, así como las competencias laborales suficientes para que ofrezcan soluciones inmediatas a las organizaciones, con una curva de aprendizaje mínima.

Queda mucho por hacer. Y será en un formato tripartita (gobierno, sociedad y empresas) como el modelo educativo dual mexicano será viable, factible y rentable. Y ustedes lectoras(es) de esta columna invitada, ¿qué opinan al respecto?

La próxima semana, analizaremos los dos modelos educativos vigentes en el mundo:

• El Modelo de Investigación-Acción

• El Modelo Basado en Competencias

(Continuará…)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *